Gustavo Adolfo Becquer algunas de sus rimas del libro de los gorriones

No digáis que, agotado su tesoro, de asuentos falta, enmudeció la lira: podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía Mientras las ondas de la luz al beso palpiten encendidas mientras el sol las desgarradas nubes de fuego y oro vista. mientras el aire en su regazo lleve perfumes y armonías, mientras haya en elSigue leyendo “Gustavo Adolfo Becquer algunas de sus rimas del libro de los gorriones”