Contrabando de alijos poéticos en Andorra

La editorial Casal i Vall. Estoy enfrente del primer copista de Miguel Hernández, Rafael Albertí, Francisco Ayala, allá por los años 6o del pasado siglo XX, prohibidos en España por la dictadura franquista y editados por el censor carpetovetónico, gallego, torrero y premio Nobel de literatura Don Camilo José Cela. Censor del franquismo pero hecha la ley hecho el Principat y colaborador de la editorial Casal i Vall extinta en 1988 y que dará lugar al ya más conocida editorial Alfaguara.

El nombre del primer copista de Miguel Hernández en el país pirenaico Manuel de Morón de la Frontera famoso por su gallo. Que con diez años se fue a Sant Juliá de Loira con su familia y fundó el FC Sant Juliá donde como central repartía juego y como dice el «daba leña» Manuel luego iba a la editorial y copiaba textos de Miguel Hernández y Rafael Alberti.

Alabado sea Dios estoy enfrente del primero que paso a máquina los versos de Miguel Hernández, gracias a él. El silbo vulnerado no fue tan vulnerado. Ahora va en silla de ruedas y tiene los dedos amarillos del tabaco.

Los Casall y Vall tres hermanos además de dar estos alijos de contrabando poético publicar temas locales como Andorra el meu país, lo que estudia la poli andarrona cuyo jefe policial es LLuis Betriu el cual no podemos decir que haga buena praxis policial.

Además otros libros de cultura local como un andorrá lluny del pople de Ricard Fiter descendiente de Fiter i Rossell o el del mossen Argellos Andorra eterna.

Gracias inmensas a los Casal i Valls Narcís. Jaume y Martí por ser foco de la cultura en Andorra y dar voz a los sin voz, poetas y vates exiliados o muertos por la dictadura franquista.

Además los Casal i Valls fueron los propulsores de la emancipación de les Escaldes pasando así Andorra de 6 a 7 parroquias.

Ahora entiendo cosas del prólogo de mi diccionario de catalán vox mi mejor arma contra el fascismo atacó con sus mismas armas. Tristes armas si no son la palabras que versará el de Orihuela Miguel Hernández. El prólogo de mi diccionario de catalá es de Camilo José Cela que tuvo estrechos lazos con las empresas editoriales catalanas en especial los casal i Vall. Ya sabemos que don Camilo José no daba puntada sin hilo. El de Iria Flavia uno de esos como Labordeta o su paisano Valle Inclán cuando nacen se puede decir que se rompe el molde.

Es un orgullo y una satisfacción hacer compañía y de lazarillo del Ebro a este insigne copista don Manuel

Moltes graciés per moltes anys sóc gent de la bó de la bona.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: